viernes, 23 de enero de 2009

Te has quedado conmigo.

Un día apareciste en mi vida y empezaste a formar parte de una de las tantas relaciones adictivas que padezco.

Había conexión entre nosotros pero yo ya veía venir un futuro,un futuro incierto,sin sentido,un futuro que jamás llegaría.Ello se debe a que no tenemos el mismo sentido de la vida ni las misma percibimos la realidad de la misma forma.También se debe a mi impaciencia y a mí ansia de posesión.Llegó un momento que sólo quería retenerte dentro de mí,como si mis piernas fueran unos alicates y mi vagina una boa constrictor,para que jamás,jamás te fueras de mi vida.

Pero no tenía sentido,sólo te daría un valor de uso como válvula de escape de mis relaciones,frustraciones y sentimientos de dolor pasados.Era feliz cegada por mi idealismo platónico y me dolía aceptar el realismo aristotélico.

Me precipité estableciendo contigo confianza contándote cosas que en la vida he llegado a contárselas a nadie.A partir de ahí todo se empezó a complicar.Tú cobarde por no saber cómo tratar y aceptar mi mente turbulenta,y yo necia por confiar en ti.

Veo muy difícil siquiera un mero contacto sexual ya que como dijo Goethe "Una cosa son las intenciones de los individuos y otra cosa son los resultados de la acción de los mismos"

Pero mi esencia se desmorona y necesito un pilar que la sustente.

Me he guiado por la ética de la convicción,y me he dado cuenta,después de haberlo repetido tantas veces de que el fin no justifica los medios,ya que mis medios nunca me han llevado a MI FIN.

¿Haré caso a Weber?Quizás orientándome a través de la ética de la responsabilidad llegue a culminar mi fin de mis "acciones políticas".La ideología a través de la cual he guiado mis"acciones políticas" ha resultado nefasta.

Yo necia y tú cobarde.

Me he quedado con las ganas y tú te has quedado conmigo.



Soñé que me metí en tu cama
tras un festival de invierno,
ahora ya no sueño nada,
ya ha pasado mucho invierno.
Y no sé como es tu cama
ni como suda tu cuerpo,
me he quedado con las ganas
y tu, te has quedado conmigo
Con mis ganas de vivir,
con mis ganas de sentir,
con mis ganas de pecar,
con mis ganas de soñar.

Y ante tanto desconsuelo
echo mis huesos al suelo
y me duermo boca arriba,
por ver si me ahoga la pota
de ese Ron que ya es vinagre,
el que alimenta mis sueños.
Más los sueños mierda son
y tu, te has quedado conmigo.
Con mis ganas de vivir,
con mis ganas de sentir,
con mis ganas de pecar,
con mis ganas de soñar.
Y no me has dejado nada,
y de nada nunca hay restos.
Yo soñaba con tus bragas
y tu, te has quedado conmigo.
Yo soñaba con tus bragas,
tus bragas, tus bragas, tus bragas.

2 comentarios:

Patricia dijo...

Sólo te voy a decir una cosa:
Para hacer biieeen el amor hay que venir al suuur (8)

apasionadaysudorosa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.