lunes, 22 de noviembre de 2010

La cara de gilipollas...



Yo cuando me levanto por las mañanas y me veo mi cara en el espejo, pienso, joder ¿tengo cara de gilipollas? Lo triste es que tanto como me río como me dan ganas de llorar. Qué desquicie de vida por Dios. ¿Os veis con cara de gilipollas?

No sé la manía de mis idilios varones de contarme cómo les va con sus novias, sus ex-novias o sus futuras novias. A mí, la cosa me preocupa por ellos claro está, pero llega un momento que quema. Yo que a parte de tragarme su lefa (que quiero, obviamente) también me toca tragarme sus neuras...que también quiero, pero llega un momento que en el que ya no quema, sino que abrasa, y en el que una se cansa de ser el brazo de llorar de amores y desamores.

De tantas historias a destacar, de las últimas, la que se lleva la palma, la de un antiguo amante que llevaba sin ver desde mayo (y sigo sin verlo) me contestó un correo ultra pletórico (contestó, osea, yo fui la primera en enviarlo)diciendo que iba a ser padre...y que la madre era esa mujer que tanto odiaba (odiaba antes, ahora resulta que van a ser una familia feliz)y a la que le ponía los cuernos conmigo.

Ya no sé si quedarme definitivamente en la acera de enfrente, continuar con mi larga batalla placentera y a veces no tan placentera o...

El resto lo dejo a los servidores. Eh, sólo servidores, no acepto servidoras, alguien tendrá que tirar un poquito de mi heterosexualidad, que estoy a punto de mandarla a la mierda.

En fin, ya no sé si la gilipollas soy yo, si son otros, o si somos todos, lo que ya no aguanto son taaaaaantas gilipolleces. Nah, estas Navidades tendré que pedirles a los Reyes mágicos un detector.



Está sonando, no te acerques
es mi detector de gilipolleces

Tengo un detector de gilipolleces
me avisa cuando vienes a contarme idioteces

Si vienes a por pasta me avisa
Si vienes a liarla me avisa
Si vienes a cobrar
Si vienes a enmarronar
yo vivo tranquilo porque avisa

Está sonando, no te acerques
es mi detector de gilipolleces

5 comentarios:

Anónimo dijo...

quizas ese amante que no ves desde mayo solo estaba feliz por tener un hijo,nada que ver con formar una familia feliz con esa novia suya que tanto odia....

vamos no se, es una opcion entre miles.

todos somos gilipollas, el ser humano es cutre por naturaleza ;-)

Afrodita dijo...

Más gilipollas me siento yo ahora al darme cuenta de que entras por aquí...

Que seas muy feliz con tu bebé, serás todo un padrazo.

Por cierto, al final me hiciste caso por lo que se ve...con lo de tener un hijo.

Y no entres más por aquí, que te contagio mi esquizofrenia.

Un besazo.

Aïda dijo...

Muy adecuada la foto xD

Anónimo dijo...

No vamos ahora a discutir quien se siente mas gilipollas, si tu porque te extrañas de que lea un blog donde curiosamente se cuenta algo sobre mi y es encima para decir que soy el que lleva la palma de los gilipollas, o yo cuando veo que lo que dices al menos en mi caso no tiene sentido, tu solo venias a tragar mi lefa? vamos por favor si mucha veces que hemos quedado no haciamos nada mas que hablar, y me contabas todos tus problemas y los de tus amigas que ni conocia ni conozco, te pegabas a veces 4 horas hablando sin parar y me decias ,te aburro?.... ahora que si quieres quedar de mujer superliberal tragalefas que todos los pobres desgraciados con los que folla le cuentan sus cuitas sobre sus parejas, cuando tu solo quieres tragar lefa haya tu, coño incluso le has contado cosas mias a gente que no debias, eres de las que abusa en escudarse en eso de , es que es mi experiencia personal,forma parte de mi vida para hablar sobre la vida y los problemas de los demas, asi que menuda cara de gilipollas cuando te he leido quejarte de que los demas te contamos nuestras penas,DEBERIAS TENER MAS RESPETO Y SER MAS COHERENTE.

aunque el ser humano es cutre por naturaleza no hay mas....

UN ABRAZO ;-)

Afrodita dijo...

¿A quíen le he contado cosas tuyas? Esto es un blog, y quien lo lea, no tiene ni idea de quien eres.

Y no, no eres gilipollas, para nada.

Y si quieres saber por dónde van los hilos, mándame un mail. Hay una cosa que se llama frustración y que al ser humano le cuesta mucho reconocer, otro aspecto más de su cutrez.

Y si me conoces, que creo que sí y bastante bien, sabrás que el respeto y la coherencia no puede ser más externo a mí.